Podcasts


El poema Coplas hechas sobre un éxtasis de harta contemplación, de San Juan de la Cruz (1542-1591), representa una descripción a la vez profunda y bella del despertar de la consciencia al Espíritu. La he leído cientos de veces y siempre me emociona.
 


 

Cuando una persona vive en oferta quiere decir que, en el fondo de sus acciones subyace una motivación (un desde dónde) muy concreto: está comprando Amor. Se da en aquellos casos en los que la persona vive en carencia de Amor a sí misma y siente que esa carencia puede ser satisfecha recibiendo Amor de las demás personas.
 


 

Esta actividad tiene muchos nombres: crecimiento emocional, desarrollo emocional, evolución personal, desarrollo de la consciencia…
 


 

¿Y qué es eso del centro? Es, ni más ni menos, que el lugar que cada persona ha de ocupar en su propia vida. Trataré de explicarlo. Cada persona vive una existencia que está configurada por circunstancias externas e internas que se influyen mutuamente, condicionando la emocionalidad, la mentalidad y el desarrollo de la persona, es decir, su vida.
 


 

La salud es un estado de equilibrio físico, energético, emocional, mental y espiritual. En la medida en que todos los aspectos vinculados a estos planos están en consonancia (y justa medida), y su interrelación también lo está, la persona presenta un grado de armonía interior que se relaciona con la falta de estrés y con una neuroquímica favorecedora para el equilibrio homeostático de las células, órganos y sistemas del cuerpo.
 


 

Cada día paso consulta de Terapia Floral a tres personas, de lunes a domingo, excepto los jueves y los sábados, y cada día aprendo, comprendo y siento que, la mayoría de las veces, solamente hay un problema que solucionar, sólo hay una cuestión que resolver y sólo una carencia que completar: estamos alejados de la Consciencia.
 


 

Uno de los errores más habituales de las personas que se ponen ellas solas a sanarse es que, a base de fuerza de voluntad reprimen las conductas, las emociones y los pensamientos insanos en la creencia de que ese es el modo en que han de actuar.
 


 

La sensación para la persona es que su vida es suya y de nadie más, la percepción para el/la profesional puede ser que ya ha visto esa vida, con esos patrones, en decenas de pacientes que se han trabajado en la consulta. Esto permite el reconocimiento de un mapa emocional que da información su programación interior y el probable destino al que se dirige si no cambia esos patrones.
 


 

“Domina tu mente y dominarás tu vida” dice un conocido proverbio, ¡y tiene razón! Ahora bien, decirlo es fácil pero hacerlo… ya es harina de otro costal. ¿De verdad se puede llegar a dominar la mente?, ¿por qué es tan difícil?, ¿cómo se hace?
 


 

Un alumno, Gracián, ha llegado a clase con el conocido libro El Poder del ahora, y ha afirmado entre pesaroso y enfadado: “¡Yo no vivo en el presente!”. Pero… ¿qué significa eso de vivir en el presente?, porque es una cuestión que, a veces, resulta difícil de entender ya que, entre otras razones, el tiempo es un concepto abstracto que no todo el mundo entiende, vive o percibe de la misma manera.
 


 

El ego es un constructo psíquico interno, configurado por aspectos instintivos, emocionales y mentales, con cierta conciencia sobre su propia existencia. El ego es fundamentalmente reactivo, y toma naturaleza de identidad creando un yo con el que la persona se identifica y que llega a creer y sentir como su propia identidad o ser.
 


 

El sistema es estresante, el ego se alimenta de estrés. La consecuencia es que una persona puede vivir en un estado de tensión veinticuatro horas al día, lo que alimenta al ego sin pausa.
 


 

na crisis existencial es como tener que cambiar los cimientos viejos de un edificio sin que se derrumbe, hay que ir quitando los más viejos y cambiándolos por otros nuevos. Este proceso no siempre es sencillo ni ajeno al dolor, hay que dejar atrás aspectos de la vida que se consideraban irrenunciables y adaptarse a nuevas maneras de relacionarse con el vivir. Vamos a profundizar en ello.
 


 

Ego y consciencia son dos de los tres motores de la existencia humana, el tercero es el Espíritu. Cada uno de estos motores utiliza un tipo de alimento o combustible que lo activa y lo mantiene en funcionamiento, y ese alimento se lo proporciona cada persona de manera consciente o inconsciente en cada segundo de vida.
 


 

El ego es una parte de la naturaleza humana configurada por programas instintivos, emocionales y mentales, que constituye en gran medida la personalidad y la identidad de la persona. De este modo se crea la identidad egóica o yoidad, es decir, lo que la persona siente como “yo”.
 


 

Tras tantos años pasando consultas e impartiendo cursos (ya van para catorce años), hay un patrón emocional y mental que llega a Noray de vez en cuando: personas que poseen muchos conocimientos sobre desarrollo personal, pero que se sienten frustradas porque no consiguen evolucionar o porque aquello que saben no les funciona.


 

El ego es el constante existente, nacemos en él y morimos en él. Hay personas que nunca llegan a conocer algo que no sea una existencia egóica y otras que, afortunadamente para ellas, despiertan a la consciencia y consiguen vivir, en parte, fuera del influjo egoico.
 


 

A menudo las personas viven en un estado inconsciente de agotamiento de su energía vital, lo que les lleva a sentirse cansadas en el plano físico, agotadas en el plano energético, desanimadas en el plano emocional, hastiadas en el plano mental y desorientadas en el plano trascendente.
 


 

El tiempo como lo percibe el ser humano es una sucesión de instantes presentes. Haciendo una analogía con una película de celuloide, el ser humano percibe el tiempo como una sucesión de fotogramas que se suceden uno seguido del otro.
 


 

Ego, consciencia y karma, ¿tienen algo que ver estos tres conceptos?, ¿se les puede relacionar de modo que cada uno influya sobre el otro en un todo que afecta a las vidas de las personas? Vamos a verlo.
 


 

La vida se basa en muchas reglas y patrones que se aplican para poder transitarla. Estas reglas son aprendidas, desarrolladas y/o aplicadas por las personas de manera más o menos consciente y hay quien hasta se dedica a plasmarlas por escrito en beneficio propio y para los demás.
 


 

Si el sentido común existiese la vida en este planeta no sería como es. Sin embargo muchas personas creen que el sentido común existe y es el suyo, no el de los demás…

 


 

La consciencia es un constructo psíquico interno, una especie de ordenador interno, conectado con el Ser Interior, cuya función es favorecer y sustentar el proceso de evolución que ha de llevar a la persona desde sus niveles más básicos y primitivos hasta los niveles más elevados y espirituales.
 


 

El despertar de la consciencia es un proceso que se puede vivir de manera espontánea o guiada. En ambos casos se produce una transformación interior, es como si cambiaran las reglas del juego de la vida. Hay que desaprender algunas cosas y aprender otras nuevas. Esto lleva su tiempo y no siempre es fácil…
 


 

Es increíble la cantidad de personas que creen que el mundo es como ellas lo ven. No se les pasa por la cabeza, ni por un segundo, la idea de que el mundo pueda ser diferente a como ellas lo entienden y, si para alguien es diferente, es que esa persona no tiene sentido común o, simplemente, está fuera de sus cabales. ¿De verdad es esto así?
 


 

Esta expresión es una de mis favoritas cuando quiero salir de mi zona de confort. Me sirve para animar mi curiosidad y dejar atrás el recelo cuando quiero afrontar nuevas situaciones. Cuando me lo digo me siento animado, es como un mantra que me impulsa y me estimula, incluso cuando me da algo de miedo.
 


 

¿Queréis una estrategia para dejar atrás aspectos limitantes de vuestras vidas?, para desapegaros de personas, circunstancias o programas emocionales limitantes. Escuchad este audio y aprended a pasaros ciertas cosas por “el arco del triunfo”. Veréis su eficacia.
 


 

Muchas personas buscan la felicidad como un ideal, influidas por las películas, la publicidad y la dinámica de consumismo. No sólo es un ideal, sino que es falso, temporal, alimenta al ego y su coste es muy elevado sin ser duradero.
 


 

Este pequeño cuento nos habla de la necesidad de cambiar el enfoque de la atención cuando se quiere descubrir la verdadera esencia de cada cosa. Mirar desde la ego-mente es un enfoque superficial, mientras que observar desde la mente-consciencia, aporta una mirada más cercana al corazón y al Alma.
 


 

Este pequeño cuento nos habla de la necesidad de cambiar el enfoque de la atención cuando se quiere descubrir la verdadera esencia de cada cosa. Mirar desde la ego-mente es un enfoque superficial, mientras que observar desde la mente-consciencia, aporta una mirada más cercana al corazón y al Alma.
 


 


Más de una década dedicada al desarrollo de la consciencia y a la salud emocional de las personas…, no es una profesión, es una vocación, que nace del interior y que evoluciona con el alumnado y con aquellas personas que eligen las Flores de Bach como medio para alcanzar la salud y la consciencia.
 


 

La fuerza de la persona reside en su Ser Interior. Para poder aprovecharla hay que actuar en coherencia con ese centro, lo que se consigue cuando la persona es capaz de mirar hacia adentro y reconocer su propia esencia.
 


 

Este cuento trata de cómo las personas mantienen en su interior “piedras en el zapato”, porque no saben o no creen que puedan quitarse.

También trata de cómo, en el sistema familiar y social, esa creencia se sostiene hasta hacerla formar parte del inconsciente colectivo y normalizar lo insano.

 


 

Segundo y tercer capítulos del cuento Una piedra en el zapato. ¿Qué pasa con la niña y las piedrecitas que se le meten en los zapatos?, ¿qué dice su madre?, ¿le dejarán sacar las piedras? Sigue escuchando…
 


 

Seguimos con el capítulo cuarto del cuento. Abuela, madre, hija…, cada generación puede cambiar aquello que la anterior creó o mantuvo e hizo formar parte de un inconsciente colectivo limitante y alienante. ¿Podrá la niña cambiar las creencias sobre las piedras en el zapato?
 


 

Últimos capítulos del cuento Una piedra en el zapato. ¿Qué pasará con la niña?, ¿seguirá el camino de todos los demás?, ¿conseguirá ser diferente? Llegamos al final de la aventura… ¿cómo terminará? Espero que te sorprenda y te aporte.
 


 

El dolor y el sufrimiento forman parte de la vida, pero está en nuestra mano elegir qué camino queremos escoger y transitar. Aquel que escojamos, determinará si se alimenta al ego o la consciencia. ¿Quieres saber cómo diferenciarlos? Escucha este audio.
 


 

“El dolor es inevitable, el sufrimiento es una opción”. La profundidad de estas palabras es tal que, a veces, cuesta llegar hasta el fondo de la cuestión.
 


 

El maestro espiritual Buda dijo: “El dolor es inevitable, el sufrimiento es una opción”. La profundidad de estas palabras es tal que, a veces, cuesta llegar hasta el fondo de la cuestión.
 


 

Todas las personas pueden esculpir su cerebro. Esta capacidad se llama neuroplasticidad y la podemos poner al servicio del desarrollo emocional y evolución de la consciencia.
 


 

La capacidad de aceptar es una de las herramientas más potentes para avanzar en el desarrollo interior. Hay mucha confusión en torno a la aceptación.
 


 

Ambos conceptos se refieren a dos tipos de energía, presentes en el Universo en el que vivimos. Si somos capaces de manejar en justa medida estas dos energías, podremos seguir avanzando desde el ego hacia la consciencia.
 


 

Entender y comprender son dos conceptos diferentes que muchas personas confunden, lo que mediatiza la percepción de la realidad y la respuesta que se puede dar ante ella. Son muy diferentes el entendimiento y la comprensión, tanto como pensar y sentir. ¿Sabes cuál es la diferencia?
 


 

Estas tres cuestiones plantean tres niveles diferentes de profundidad a la hora de mirar hacia adentro. La primera responde a las necesidades del ego, la segunda y la tercera forman parte de una mirada en consciencia. Mientras no seamos capaces de responder al “para qué” y al “desde dónde”, no habrá manera de trascender al engaño del ego.
 


 

La represión de las emociones ha sido la manera más habitual de afrontar el plano emocional durante cientos y miles de años. Afortunadamente, esa manera de acercarse al mundo interior va quedando atrás.
 


 

Es esta una expresión popular que se refiere a “a joderse y a aguantarse”, dicho de manera eufemística. Sin embargo, son muchas las situaciones de la vida en las que nos tenemos que decir esas palabras. A veces en cuestiones menores, otras referidas a situaciones importantes… ¿Podría ser lo mismo que aceptar y ser coherentes?
 


 

Quiero desmitificar una especie de leyenda ancestral de la que siempre me ha interesado su origen. Por fin he conseguido desvelar parte del misterio: ¿por qué las mujeres creen que los hombres leen el pensamiento?
 


 

El problema es que parece que cada persona entiende el Amor de una manera diferente. En parte, esto se debe a que vivimos en diferentes niveles evolutivos de nuestra consciencia, lo que determina la manera en que nos relacionamos con nosotros mismos, con los demás y con la vida.
 


 

El concepto de “justa medida” es una cuestión controvertida en unos casos y desconocida en otros. Sin embargo, es de suma importancia para trabajar con el plano emocional.
 


 

Si al nacer tuviésemos una cuenta de ahorros con miles de millones de euros nos consideraríamos afortunados/as, pero quizás no sabríamos apreciar lo que aquello significaba, ya que sería una situación normalizada desde el primer momento.
 


 

Difícil de contestar me parece esta cuestión, aunque haga ya quince años que ejerzo de tal y que en Noray Terapia Floral se imparte dicha formación.
 


 

Desde un punto de vista filosófico, puede decirse que lo que no es Amor es Miedo y lo que no es Miedo es Amor. Pero se puede ir más allá, ya que el Miedo (configurado por muchos miedos) es, en realidad, fruto de la Ignorancia, del desconocimiento de la esencia trascendente de la existencia.
 


 

Vivir es un proceso que puede ser realizado desde diferentes perspectivas y paradigmas. Desde lo más egoico a lo más trascendente, cada persona tiene (o quizás no) la oportunidad de elegir el camino a seguir en el vivir.
 


 

La mayoría de las personas no saben diferenciar entre sufrimiento y dolor. Ello se debe al modelo cultural, económico, mercantilista, religioso y emocional en el que viven, aunque no se den cuenta de ello.
 


 

Las Flores de Bach y la Terapia Floral, poco a poco, han ido ocupando un lugar en el mundo de las Técnicas Naturales, sobre todo en lo que se refiere al plano emocional.
 


 

La depresión del ánimo está considerado uno de los males del siglo XXI.
 


 

Esta expresión, utilizada por el Maestro Jesucristo, bien puede hoy referirse a las personas que viven (o más bien sobreviven) atrapados en la dimensión egoica de la existencia, una dimensión que, si bien es la única posible para unas personas, se convierte en una cárcel para otras, ya que su nivel de consciencia potencial es mayor y han de transitar la vida para alcanzarlo.
 


 

Cuando el amor se convierte en apego y cuando el desamor llega a una relación, pero no se sabe cómo salir de la situación, el sufrimiento en el que se llega a vivir es inmenso.
 


 

El cerebro tiene diferentes maneras de aprender, una de ellas, que se activa desde la infancia y hace que aprendamos de manera automática, es el uso de la intensidad, la frecuencia y la duración de los estímulos, de modo que éstos crean improntas, rutas y engramas neuronales donde residen los recuerdos y los aprendizajes.
 


 

Muchas personas viven en una zona de confort que consideran la zona sana y protegida de su vida, sin darse cuenta de que, de esta manera, se limitan a repetir siempre los mismos pensamientos, ideas, creencias y emociones, sin permitirse evolucionar.
 


 

Desde el momento del nacimiento (y antes) estamos sometidos a estímulos, emociones, sentimientos, creencias y pensamientos que definen nuestro carácter y temperamento. A través de esas dos naturalezas, conformadoras de la personalidad, nos relacionamos con la vida, con los demás y con nosotros/as mismos/as.
 


 

La vida es un proceso que tercia entre el nacimiento y la muerte. Bueno, eso es la vida como seres humanos, quizás como almas sea de otra manera. Probablemente. El caso es que entre esos dos sucesos estamos todas las personas y hay que saber aprovechar el momento.
 


 

Vivir en conexión con aspectos trascendentes de la existencia no quiere decir que se esté por encima de otros aspectos egoicos que todavía han de ser trabajados, gastados y trascendidos.
 


 

La felicidad se ha convertido en un bien de consumo que se consigue comprando objetos, persiguiendo ideas o pronunciando oraciones y mantras.
 


 

El plano emocional de las personas es, todavía en el siglo XXI, un gran desconocido para la mayoría de las personas e, incluso, para la ciencia, que durante el siglo XX se ha dedicado a explorar la mente, pero no la emocionalidad.
 


 

El ego y la consciencia son dos de los ordenadores internos del ser humano (el tercero es el alma), y cada uno de dichos ordenadores funciona, afronta la vida y se relaciona con las circunstancias de una manera diferente.
 


 

Todos y todas nos comunicamos interiormente. Unas personas con más destreza y conciencia de ello y otras con menos. De la cualidad y calidad de dicha comunicación depende el tipo de relación que establecemos con nosotros/as mismos/as, con los demás y con la vida.
 


 

Muchas personas viven en clanes familiares. Unas lo viven como algo natural y no les causa conflicto alguno, mientras que otras lo viven con tensión, desazón, tristeza, etc., sin darse cuenta de que estas emociones están avisando de que algo no va bien en esa manera de vivir.
 


 

Los roles asignados tradicionalmente a las mujeres no siempre son válidos en una sociedad igualitaria y consciente.

 


 

Vivir en pareja es un arte y una técnica, es decir, que necesita del corazón y también de la cabeza para desarrollarse de una manera lo más sana, armoniosa y amorosa posible. Para ello, hay una serie de reglas que, una vez integradas en el funcionamiento cotidiano, facilitan que la relación fluya de manera más equilibrada y armoniosa.
 


 

Casi debería decirse que el título podría ser Las siete leyes del éxito emocional, pues realmente, este texto nos habla de cómo un enfoque emocional adecuado nos lleva al triunfo que es una vida emocional y sincrónicamente sana. ¿Quieres saber más…? Escucha el audio o lee el artículo.
 


 

Una de las acciones que más suelen costar a las personas heridas es el perdón. Es una acción totalmente sanadora, pero también un golpe al ego sufridor, odiador o apegado a situaciones dolorosas, de las que no se quiere desprender. Aprender a perdonar es complicado, incluso sabiendo hacerlo algo en el interior se puede resistir.
 


 

No están teniendo en cuenta que cada palabra que se piensa o se pronuncia tiene una carga energética y una información simbólica concretas, que llegan a los demás sea de manera consciente o inconsciente. Por esta razón hay que ser cuidadosos con lo que se dice y con cómo se dice.
 


 

Una sociedad en la que se consumen más analgésicos, antiinflamatorios, antidepresivos y ansiolíticos que caramelos y bombones, es una sociedad que vive más en el sufrimiento que en el disfrute. Muchas veces, tiene que ver con no saber, no poder o no querer “coger el toro por los cuernos”, prefiriendo ver cómo los problemas se quedan y las soluciones se aburren en la barrera.
 


 

Una sola palabra puede ser suficiente para detener un desencuentro o una discusión, siempre y cuando haya sido pactada con anterioridad.
 


 

El amor es una energía presente en la vida de las personas desde el momento en que se nace. Otra cosa es saber interpretar esa energía en clave de pareja, de amistad o de otras cuestiones. ¿Quieres profundizar?
 


 

La metaposición es una técnica de trabajo personal que facilita una mirada interior cuyo efecto es ponerse en distancia respecto al ego, adoptar una posicion de observación externa y crear un espacio entre el ego y la persona para que haya espacio para la consciencia. ¿Quieres saber más sobre esta técnica? Escucha este audio.
 


 

Toda creencia es un conjunto de informaciones que se instala en el cerebro y se dan por ciertas, aunque no siempre lo sean. ¿Para qué sirven?, ¿qué aportan a la vida de las personas?

 


 

A veces se piensa que el amor lo puede todo, incluso salvar a quien no se quiere salvar. Esta idea impregna parte del inconsciente colectivo y hace que muchas personas mantengan relaciones tóxicas e insanas.
 


 

Estar convencido de algo y que ese algo sea verdad son dos cosas diferentes, sin embargo, hay quien lo vive como si fuese lo mismo, entrando en posiciones de cabezonería que pueden traer muchos problemas a la propia persona o a los demás. ¿Por qué pasa esto?
 


 

Habitualmente se piensa que el estrés es estar acelerado o nervioso, sin embargo el estrés es mucho más que eso, ya que hay tensiones emocionales y mentales inconscientes que también desgastan a la persona a lo largo de los años, pero de las que no siempre es fácil darse cuenta.
 


 

Tanto el ego como la consciencia se alimentan de las mismas actitudes vitales, la diferencia es que la consciencia lo hace en justa medida y el ego fuera de justa medida. ¿Sabes diferenciar dentro de ti cuándo se está alimentando el ego y cuándo la consciencia? Escucha este audio y lo sabrás.
 


 

El trato diario con los hijos e hijas puede ser complejo si no se tienen unas nociones básicas del mundo emocional infantil. En este y los siguientes audios encontrarás claves sencillas para mejorar tu relación con tus hijas e hijas.
 


 

El trato diario con los hijos e hijas requiere de grandes dosis de paciencia, pero también del conocimiento de algunas técnicas que faciliten esa relación tan especial que hay entre padres y madres y sus hijose hijas. Aquí os contamos lo necesario para hacerlo mejor.
 


 

Cada día es una nueva oportunidad para hacerlo bien con nuestros hijos e hijas. Para ello hay maneras de hacer que educan sanamente y con consciencia. Aquí os contamos algunas de esas maneras.
 


 

Último audio de cómo tratar en el día a día con nuestros hijos e hijas. Completa tus conocimiento sobre cómo relacionarte con tus hijos de manera sana.
 


 

Esta carta ha recorrido las escuelas durante décadas. Cada maestro y maestra a los que ha llegado ha podido mejorarla. En ella hay mucha sabiduría para educar mejor a los niños y niñas.
 


 

¡Bienvenidos a un nuevo formato de Noray Terapia y Formación! En Noray, buscamos ir más allá de las conversaciones convencionales. Este nuevo formato de podcast nos permite compartir experiencias, perspectivas y reflexiones sobre temas fundamentales que impactan profundamente en la terapia y en nuestras vidas.
 

× ¿Cómo puedo ayudarte?
Ir al contenido